profile
twitter
BÚSQUEDA
Ratioform
El remedio para todo: las bridas

El remedio para todo: las bridas

Artículo realizado por Ratioform sobre Cajas y embalajes

Como siempre decimos, existen muchísimos utensilios que utilizamos con tanta frecuencia que no le damos la importancia que realmente se merecen. Pocas veces son las que nos paramos, observamos y cuestionamos de dónde vienen, quién los creó, de qué materiales están hechos, para qué fueron creados realmente o cuál es su proceso de fabricación. Simplemente, los usamos, sin más. Así que, en el artículo de hoy, vamos a hablar de un objeto muy común, que podemos usar con mucha frecuencia y para un sinfín de cosas y que, con total seguridad, más del 90% de la población, lo tienen en sus hogares o en sus puestos de trabajo: las bridas.

¿Qué es una brida?


Una brida es, básicamente, una especie de cinta plana de plástico o nylon, muy resistente y difícil de romper que tiene, en un extremo, una especie de cajita. Dentro, lleva incorporado un mecanismo con engranaje que sólo permite el movimiento en una dirección. En el otro extremo de la cinta lleva una especie de dientes que, al introducirlo dentro de la cajita, quedan completamente fijados.

¿Cuándo se inventaron?


Aunque en la actualidad, las bridas formen parte de nuestra vida diaria, hubo un tiempo en el que no existían y, con su invención, marcaron un antes y un después en la tecnología del momento. Su creador fue Logan Maurus y en el año 1958, bajo el nombre comercial de Ty-rap, la empresa estadounidense “Thomas & Betts”, la sacó al mercado. La idea inicial era hacerla servir en la creación de los aviones, ya que su precisa sujeción, mantenía las partes a unir en el lugar correcto. Pero, como en todos los inventos que han perdurado en el tiempo, pronto empezaron a hacerse servir en muchas otras áreas industriales, ya que su sujeción rápida, precisa y barata resultaba, sin dudas, una gran solución.

Así pues, empezaron a idear diversos tipos de bridas, más grandes, más pequeñas, más anchas o estrechas y, gracias a los materiales con los que se fabricaban, como el plástico o el aluminio, consiguieron no tener que añadir más peso, por lo que seguían siendo ligeras, cómodas y, a la vez, muy resistentes.

¿Qué tipos hay?


Aún siendo fieles a su creación original, existen diferentes tipos de bridas entre los que podemos escoger. En primer lugar, podemos encontrar las bridas reutilizables que son, sin lugar a dudas, una gran opción. Estas, como su nombre indica, podemos hacerlas servir tantas veces como queramos, gracias a un sistema de reapertura que llevan incorporados. Para poder usarlas de nuevo, lo único que hemos de hacer es presionar una especie de lengüeta que va integrada para poder desbloquear el otro extremo de la brida. También podemos adquirir las bridas con etiquetas. Este tipo, además de permitirnos sujetar los elementos que necesitemos, nos facilita también poder identificarlos con las etiquetas que llevan incluidas, ya sea con nuestro nombre, logo o la numeración que deseemos.

Además, dada la gran aceptación que tiene en la sociedad y el uso variado que se les puede dar, se han creado bridas de todo tipo de colores, que nos permite poder utilizarlas hasta para sujetar elementos de decoración y darles un toque divertido.

Ofertas que te ofrece la empresa autora de este artículo

  • Ratioform

    Embalajes y packaging personalizado para todo tipo de productos

    No subestimes el embalaje personalizado como canal de marketing para vender más.

    -10%
    Ver oferta

Servicios más demandados

En Doiser encontrarás todo lo que necesites para tu empresa, pero estos son los servicios TOP del momento

Servicios más demandados
Todos los servicios